Todos nos merecemos desconectar, disfrutar y recargar las pilas durante las vacaciones de navidad. Sin embargo, si no quieres sentirte como si estuvieras empezando desde cero con tu rutina de ejercicio y tu dieta saludable después de estas fiestas, te sugerimos algunos trucos que te pueden ayudar a mantenerte en forma - o al menos la misma forma - y no rozar ni de lejos los dos kilos que se suelen ganar de media durante la navidad.  

¡Sigue leyendo y afronta orgullosa la cuesta de enero!

1. Duerme más.

Un descanso de calidad es fundamental para esculpir un cuerpo delgado. Una noche de sueño reparador aporta mayores niveles de energía, crecimiento muscular, disminuye los niveles de estrés y... ¡menos antojos!

2. Utiliza platos más pequeños.

Este es un truco que realmente funciona. Comer la misma comida en un plato más pequeño puede ayudarte a consumir 22% menos calorías, con el mismo nivel de satisfacción. Al parecer, todo se reduce a una ilusión óptica. Todo ese espacio extra alrededor de nuestra comida que hay en un plato grande en realidad hace que el cerebro piense que hay menos comida en él.

3. Practica el ayuno intermitente.

El ayuno intermitente o IF (Intermittent Fasting) es un modelo nutricional, una forma de alimentarse, que se basa principalmente en periodos de ayuno y periodos de ingestión de alimentos. El más conocido es el ayuno de 16/8, donde la primera comida es a las 14:00, y todas las calorías se ingieren entre las 14:00h y las 22:00h - 8 horas - realizando 2 comidas únicas durante el día. Por ello, después de una gran comida, el ayuno intermitente puede activar tu metabolismo, ayudar a tu cuerpo a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y a alentar la reparación celular y la desintoxicación. 

4. Come las verduras primero.

Dado que las verduras son ricas en fibra, pueden ayudarte a saciar tu apetito. Si llenas el plato con más verduras que cualquier otro alimento te asegurarás que estás ingiriendo un montón de fibra saludable. La fibra te ayudará a llenarte, mientras que también te proporciona una variedad de vitaminas curativas y minerales.

5. Bebe más agua.

Sí, es el truco de belleza de toda modelo, pero es que beber más agua realmente ayuda, sobre todo si también bebes alcohol. La deshidratación puede aparecer cuando tomamos vino o copas y conduce a una falsa sensación de hambre. Mantenerse hidratado puede ayudar a saciar el apetito.

6. Come uvas pasas.

Comer uvas pasas tiene un montón de beneficios asociados, recientemente se ha demostrado que mejoran la densidad mineral ósea en mujeres posmenopáusicas e incluso ayuda en la pérdida de peso.

7. Incluye un paseo cada día después de comer

Caminar después de comer supone una actividad física ligera que estimula los receptores 'GLUT4', responsables del transporte de glucosa, lo que hace que los músculos absorban más la glucosa. Esto puede detener la producción de insulina y mantenerte más lleno y con energía durante más tiempo.

8. Come alimentos más crujientes.

¡Sí, en serio! Un estudio sugiere que con simplemente escucharte a ti mismo masticar alimentos crujientes puede ayudarte a moderar la cantidad que comes. Y no, esta no es una buena razón para comer bocadillos con patatas fritas .

9. Reduce la sal.

Sí, demasiada sal es mala para ti. De hecho, es una de las causas más comunes de la retención de líquidos. Si no quieres tener exceso de líquidos durante las vacaciones, recorta los alimentos envasados ​​y procesados.

10. Deshínchate con el yoga.

Practicar yoga es como un masaje suave para el cuerpo, dirigido a sus órganos. También aumenta la circulación, ya que eliminas las toxinas que pueden contribuir a la hinchazón.

11. Mastica más la comida.

¡Ve más despacio! Masticar los alimentos es una manera simple de perder peso sin siquiera cambiar tu dieta. El cerebro tarda unos 20 minutos en registrar que tu estómago está lleno, por lo que si dedicas tiempo en masticar cada bocado, permitirás que tu apetito se reduzca. Un estudio reciente demuestra que las personas que masticaban cada bocado 40 veces perdían 12% más de grasa que los participantes que sólo masticaban cada mordida 15 veces.

12. Hazle fotos a tu comida.

Tomar fotos de la comida es más efectivo que simplemente registrar lo que comemos en un listado de comida. Las aplicaciones gratuitas como YouFood facilitan la rendición de cuentas.

13. Practica un entrenamiento interválico.

Obtén más de tu entrenamiento al practicarlo por intervalos. La producción de energía durante el entrenamiento interválico es más alta, lo que significa que te ayuda a quemar más calorías. Además, aumenta tu capacidad anabólica (fitness). Realiza carreras de alta intensidad e intercaladas con descansos de baja intensidad . Un ejemplo es correr rápido durante 60-90 segundos y descansar otros 60-90 segundos antes de aumentar la intensidad de nuevo. 

14. Integra peso en tu ejercicio.

Si actualmente te centras en cardio en el gimnasio, integra un poco más de entrenamiento con pesas en tu rutina. Levantar peso te ayudará a quemar la grasa pura en contraposición a las disciplinas aeróbicas, que queman tanto músculo como grasa.

15. No te peses.

Tu peso puede fluctuar dependiendo de la ingesta de líquidos y la hora del día, por lo que obsesionarse con la báscula no te va a hacer ningún favor, sobre todo si estás disfrutando de las navidades comiendo y bebiendo. "Uno de mis mejores consejos es evitar la báscula y utilizar los pantalones como una guía para controlar tu peso", según Jessica Levinson, R.D., de Women's Health.

Si quieres mantenerte durante estas navidades estos son algunos trucos que pueden ayudarte a no retroceder lo que ya has andado. Si además te esfuerzas en que tus comidas sean equilibradas obtendrás más resultados de los que crees.

Desde Nokout te recomendamos 10 superalimentos que te ayudarán a perder peso sin darte cuenta.